MarabĂșes: CaracterĂ­sticas y Curiosidades

La majestuosa ave marabĂș se caracteriza por su insĂłlito aspecto y pertenece a la familia cicĂłnidos (Ciconiidae). Hay unas 20 especies de marabĂș. En comparaciĂłn con otros miembros de la familia cicĂłnidos, el marabĂș destaca por su gran tamaño. Esta ave es muy difĂ­cil de olvidar, ya que tiene un aspecto muy inusual. A menudo se encuentran numerosos grupos de MarabĂșes alrededor de grandes vertederos. Estos son los lugares donde buscan comida. La cabeza y el cuello, desprovistos de plumaje, ayudan a mantener limpio el cuerpo. La especie se divide en 3 subespecies: javanesa (MarabĂș menor o Leptoptilos javanicus), africana (MarabĂș africano o Leptoptilos crumeniferus) e india (MarabĂș argala o Leptoptilos dubius).

DescripciĂłn del MarabĂș

Un ave como el marabĂș es un animal cordado de la clase Aves. TambiĂ©n pertenece al orden CigĂŒeñas (ciconiiformes), familia cicĂłnidos (Ciconiidae), gĂ©nero Leptoptilos.

El antepasado del marabĂș que habita hoy el planeta Tierra fue el Leptoptilos robustus. ExistiĂł hace unos 125-15 mil años, poblando la Tierra en gran nĂșmero. El mayor nĂșmero de individuos se encontrĂł en la isla de Florencia. La especie estaba representada por aves de gran tamaño. Y los cientĂ­ficos pudieron encontrar los restos de estos gigantes emplumados extintos. Tras estudiar las muestras, los cientĂ­ficos concluyeron que estas aves alcanzaban una altura de unos 2 m y pesaban entre 18 y 20 kg. Se supone que las aves no podĂ­an volar porque eran demasiado grandes.

Tomando fotos a un marabĂș
Tomando fotos a un marabĂș

Esta ave posee grandes huesos tubulares. El esqueleto óseo, que tenía esa estructura, proporcionaba a su dueño la capacidad de moverse con rapidez por el suelo, de modo que podían vivir sin alas. Los especialistas creen que, como la mayor parte de la población vivía en una sola isla, simplemente no tenían oportunidad de cruzarse con otras especies.

Leptoptilos robustus es el antepasado de todas las cigĂŒeñas vivas. Se “dispersaron” por distintas regiones y, como resultado de la evoluciĂłn y de las diferentes caracterĂ­sticas del hĂĄbitat, estas aves se dividieron en varias subespecies. Con el tiempo, los marabĂșes se han vuelto cada vez mĂĄs propensos a comer desechos, por lo que en la mayorĂ­a de las regiones se les suele denominar carroñeros. Esto se ha relacionado con la “desapariciĂłn” gradual del plumaje alrededor del cuello y la cabeza.

Apariencia y CaracterĂ­sticas

Un marabĂș africano puede llegar a medir 150 cm o mĂĄs. El ave adulta media pesa entre 8,5 y 10 kg. El dimorfismo sexual en estas aves es muy dĂ©bil: los machos sĂłlo se diferencian de las hembras en el tamaño. Al mismo tiempo, los machos son mĂĄs grandes que las hembras.

¥Qué interesante!

El marabĂș se diferencia de otras cigĂŒeñas en que durante el vuelo retrae el cuello, pero no lo estira.

TambiĂ©n entre otros representantes de la familia de las cigĂŒeñas, estas aves se distinguen por carecer de plumaje alrededor del cuello y la cabeza. En esta zona sĂłlo se ve pelusa y pocas plumas individuales. Al mismo tiempo, el plumaje estĂĄ muy bien desarrollado en la cintura escapular. El pico del marabĂș es potente y largo. AsĂ­, alcanza mĂĄs de 0,3 m de longitud.

Apariencia del Marabú en tamaño completo
Apariencia del Marabú en tamaño completo

En la regiĂłn del cuello el ave tiene un saco carnoso conectado con las fosas nasales. Puede hincharse hasta 0,4 m de tamaño. Cuando un ave es joven, prĂĄcticamente no tiene saco carnoso. Aumenta gradualmente a medida que el ave crece. No hace mucho, los cientĂ­ficos creĂ­an que el saco estaba destinado a almacenar alimentos. Pero esto no se ha confirmado en el estudio del marabĂș. La bolsa sĂłlo la utiliza para apoyar la cabeza durante los juegos de apareamiento o cuando estĂĄ en reposo.

Como otros carroñeros, el marabĂș tiene una vista excelente. Las zonas de la piel de la cabeza y el cuello, que no tienen plumaje, presentan una coloraciĂłn naranja o rojo pĂĄlido. El cuerpo es bicolor: su parte inferior es lechosa o blanca, mientras que la superior es negra. Sus alas son muy poderosas. Algunos ejemplares pueden tener una envergadura de hasta 300 cm. Al igual que otras cigĂŒeñas, las extremidades del marabĂș son relativamente delgadas y muy largas.

ÂżDĂłnde Habita el MarabĂș?

El hĂĄbitat del marabĂș es África. Sin embargo, la mayorĂ­a de las poblaciones se encuentran en la regiĂłn situada justo al sur del desierto del Sahara y en las partes meridional y central del continente. Estas aves prefieren asentarse en los valles de los grandes rĂ­os, y tambiĂ©n en humedales, estepas y sabanas. Al mismo tiempo, intentan evitar las zonas desĂ©rticas y boscosas. Es caracterĂ­stico de estas aves reunirse en grandes bandadas y asentarse cerca de grandes asentamientos humanos en zonas donde se encuentran vertederos. Son una fuente de residuos alimenticios de los que se alimentan los MarabĂș. Al mismo tiempo, no temen a los humanos.

Marabú en un hábitat natural
Marabú en un hábitat natural

Por el contrario, los marabĂșes intentan asentarse lo mĂĄs cerca posible de las zonas pobladas, ya que allĂ­ pueden encontrar abundante comida. El hĂĄbitat de esta ave es bastante amplio:

  • India
  • La isla de Java
  • China
  • Birmania (Myanmar)
  • Camboya
  • Mali
  • Nigeria
  • EtiopĂ­a
  • SudĂĄn
  • Tailandia

Estas aves prefieren instalarse en zonas abiertas con altos niveles de humedad. Suelen encontrarse en las proximidades de los procesadores de pescado y carne. Y sĂłlo se asientan en las regiones donde hay una masa de agua. Si el marabĂș es capaz de encontrar alimento en una zona costera, es muy posible que se busque su propia comida cazando. A menudo, el marabĂș se asienta cerca de un estanque de secado. Lo que ocurre es que en esos lugares hay muchos peces, que son relativamente fĂĄciles de pescar.

Si las condiciones son lo mĂĄs favorables posible y el lugar es rico en alimentos, el marabĂș cambiarĂĄ su modo de vida nĂłmada por la nidificaciĂłn sedentaria. Una vez finalizado el periodo de nidificaciĂłn, la mayorĂ­a de los individuos se desplazan mĂĄs cerca de la lĂ­nea ecuatorial. Sin embargo, al cabo de un tiempo, retroceden.

ÂżQuĂ© Come el MarabĂș?

La dieta de los marabĂșes consiste principalmente en carroña, pero tambiĂ©n en residuos que encuentran en vertederos cercanos a zonas pobladas. Su pico es largo y poderoso. Con su ayuda, separa rĂĄpida y hĂĄbilmente las piezas del cadĂĄver de su presa.

Dato Curioso

A pesar de que esta ave prefiere comer desechos y carroña, estĂĄ considerada una de las aves mĂĄs limpias. Ni siquiera un marabĂș muy hambriento comerĂĄ alimentos contaminados. Primero lo lavarĂĄ a fondo en un estanque y sĂłlo despuĂ©s se lo comerĂĄ.

Si no encuentra suficiente comida en los vertederos o en forma de carroña, un marabĂș puede salir a cazar. Su presa es una variedad de pequeños animales que puede tragar enteros sin masticar. Si el ave necesita matar a su presa, utilizarĂĄ su poderoso pico.

Ademås de carroña, el también puede comer:

  • Los huevos de otras aves
  • Ciertas especies de reptiles
  • Reptiles
  • Insectos
  • Ranas
  • Peces
Marabú pescando su alimento
Marabú pescando su alimento

Su fuerte pico de treinta centĂ­metros de longitud se utiliza como arma, con la que el ave es capaz de destruir incluso a los habitantes de la fauna y la flora que tienen el cuerpo cubierto de una piel muy gruesa. AdemĂĄs, el marabĂș puede perforar fĂĄcilmente la piel muy dura de los animales muertos y separa fĂĄcilmente la carne de los huesos.

Para encontrar alimento, el ave vuela alto en el cielo, donde intenta encontrar comida en el suelo, elevĂĄndose al mismo tiempo en vuelo libre. En las regiones donde abundan los grandes ungulados y los herbĂ­voros, el marabĂș prefiere reunirse en grandes bandadas.

En aguas poco profundas, estos marabĂșes pueden pescar. Capturan peces de una forma muy interesante: tras entrar en aguas poco profundas, el ave hunde su pico abierto en el agua y espera mientras permanece inmĂłvil. En cuanto un marabĂș detecta una presa en su pico, lo cierra inmediatamente y se lo traga entero.

Comportamiento y Estilo de Vida

Un ave como el marabĂș se considera un ave antigua. En cuanto sale el sol por el horizonte, el ave levanta el vuelo en busca de una presa o algo que comer. Los marabĂșes prefieren vivir en parejas y no es raro que se reĂșnan en colonias, que pueden ser bastante grandes. Salen a cazar solos o en grupo. A menudo los MarabĂșes salen de caza junto con los buitres. TambiĂ©n pueden cazar juntos. Incluso despuĂ©s de una caza solitaria, los marabĂșes se reĂșnen en grandes bandadas.

Marabú junto a un Chacal en un prado verde
Marabú junto a un Chacal en un prado verde

Estas aves no temen en absoluto a los humanos. Al mismo tiempo, en los Ășltimos años, los expertos han notado tal tendencia que, por el contrario, los marabĂșes estĂĄn tratando de asentarse lo mĂĄs cerca posible de los asentamientos. El hecho es que hay vertederos bastante grandes donde las aves pueden encontrar fĂĄcilmente comida entre los residuos.

Los especialistas mencionan al marabĂș africano entre las aves que controlan con maestrĂ­a diversas corrientes de aire. Esta capacidad le permite volar a mĂĄs de 4.000 metros del suelo.

A los marabĂșes tambiĂ©n se les suele llamar “desinfectantes”. Esto se debe a que estas aves defecan regularmente sobre sus largas patas. SegĂșn los expertos, esto ayuda a las aves a regular su temperatura corporal.

ÂżCuĂĄnto Vive un MarabĂș?

En estado salvaje, el marabĂș africano no suele vivir mĂĄs de 25 años. En cautividad, las aves de este gĂ©nero pueden vivir fĂĄcilmente hasta los 30-33 años. A pesar de su dieta especĂ­fica, las aves adultas de esta familia tienen una resistencia relativamente alta a las enfermedades mĂĄs comunes de las aves.

Dato Curioso

Un marabĂș que vivĂ­a en un zoo de Leningrado consiguiĂł batir un autĂ©ntico rĂ©cord de esperanza de vida. LlegĂł al zoo en 1953 y viviĂł allĂ­ 37 años.

ReproducciĂłn y CrĂ­as

En el marabĂș, el inicio de la temporada de crĂ­a coincide con el comienzo de la estaciĂłn de lluvias. Sin embargo, las crĂ­as nacen durante el inicio de la estaciĂłn seca. Esto se debe a que, durante las sequĂ­as prolongadas, muchos animales mueren por falta de agua. Esto significa que al marabĂș no le faltarĂĄ comida en esta Ă©poca. Por eso este periodo es el mejor para amamantar a sus polluelos.

Marabú alimentando a su polluelo en su nido
Marabú alimentando a su polluelo en su nido

Durante la Ă©poca de crĂ­a, estas aves construyen grandes nidos, cuya altura puede alcanzar 0,2-0,4 m, y su diĂĄmetro suele ser igual a 1,5 m. Los marabĂșes construyen su nido en un ĂĄrbol y tratan de encontrar un lugar para Ă©l en las ramas mĂĄs altas. A menudo, varias parejas de marabĂșes construyen sus nidos en un mismo ĂĄrbol (pueden contarse hasta 10 nidos). La mayorĂ­a de las veces, los marabĂșes eligen nidos vacĂ­os ya preparados, y sĂłlo los limpian ligeramente de basura y los renuevan.

Dato Curioso

Los especialistas han documentado que durante medio siglo varias generaciones de MarabĂșes han incubado y criado a sus pequeños en el mismo nido.

De particular interĂ©s son los juegos de apareamiento del marabĂș. Y son las hembras las que intentan ganarse la atenciĂłn de los machos. Una vez que un macho atrae a una hembra, la elige e ignora al resto. La pareja resultante se dedica a construir nidos y a protegerse de huĂ©spedes no invitados. Para ahuyentar a los huĂ©spedes no invitados, las aves emiten sonidos especiales, que los expertos denominan “cantos”. Pero a pesar del nombre, no son melodiosas ni agradables.

Una vez establecido el nido, las hembras pondrĂĄn e incubarĂĄn sus huevos. Al cabo de un mes aproximadamente, cada pareja tendrĂĄ 2 Ăł 3 polluelos. Los machos no abandonan a sus crĂ­as ni a la hembra, sino que cuidan de ellas. Ayudan a las hembras a incubar los huevos, participan directamente en la crianza de los polluelos y protegen su propio nido. Los padres cuidan de sus crĂ­as hasta que los polluelos pueden valerse por sĂ­ mismos.

Una vez nacidos, los pollos permanecen en el nido entre 3,5 y 4 meses aproximadamente. Durante este tiempo, la superficie de su cuerpo estå completamente emplumada. Después de este tiempo, los polluelos aprenden activamente a volar. Se vuelven totalmente independientes cuando tienen alrededor de un año. En este punto, estån totalmente preparadas para aparearse y criar polluelos.

Enemigos Naturales

Los marabĂșes prĂĄcticamente no tienen enemigos naturales en estado salvaje. SĂłlo los polluelos inmaduros, que se quedan solitarios en el nido por diversas razones, pueden sufrir a los depredadores. En ese caso suelen ser presa de grandes rapaces como las ĂĄguilas. Pero esto es mĂĄs la excepciĂłn que la regla, porque los marabĂșes tienen un fuerte instinto paternal.

León mirando a un Marabú
León mirando Marabú

No hace mucho, el principal enemigo de esta ave era el hombre. Esto se debe a que la gente ha destruido activamente el hĂĄbitat natural del marabĂș y la mayorĂ­a de las especies han tenido que buscar nuevos lugares donde vivir.

Y tambiĂ©n en un gran nĂșmero de paĂ­ses situados en África, esta ave representa un heraldo de enfermedad, angustia y mala suerte. El hombre considera el marabĂș un representante muy peligroso y desagradable del mundo animal. Es por eso que la gente trata de que sea lo mĂĄs incĂłmodo posible para el marabĂș asentarse y vivir cerca de los asentamientos. Pero la gente olvida o simplemente no sabe que estas aves son muy Ăștiles. El hecho es que ayudan a limpiar la zona de animales enfermos o muertos. Y gracias a ello es posible evitar la propagaciĂłn de la mayorĂ­a de las enfermedades infecciosas, que son peligrosas tanto para los animales como para las personas. Por eso se considera que este animal emplumado es el desinfectante de la naturaleza local.

PoblaciĂłn y SituaciĂłn de la Especie

El marabĂș indio se considera actualmente el mĂĄs pequeño de la especie. SegĂșn los expertos, existen poco mĂĄs de 1.000 individuos de esta especie. La poblaciĂłn ha disminuido como consecuencia de la destrucciĂłn activa del hĂĄbitat natural por el ser humano, lo que a su vez ha provocado el agotamiento del suministro de alimentos.

Dos marabúes sobre lo alto de una rama
Dos marabúes sobre lo alto de una rama

Hay 3 subespecies de marabĂș y el nĂșmero de cada subespecie oscila entre 1500 y 3000-4000. No hace mucho, los cientĂ­ficos observaron un fuerte descenso de las poblaciones de marabĂș. La razĂłn se ha atribuido al drenaje activo de humedales y muchos estanques. Y una de las principales condiciones para la existencia normal del marabĂș es la presencia de masas de agua cercanas. En la actualidad, el nĂșmero de marabĂșes se ha estabilizado y estas aves ya no estĂĄn al borde de la extinciĂłn. En algunas regiones pueden encontrarse bandadas bastante numerosas. Al mismo tiempo, el nĂșmero de marabĂșes no hace mĂĄs que aumentar de año en año, pues las aves jĂłvenes ya son capaces de dar a luz a sus crĂ­as al año de edad.

Video del MarabĂș

Preguntas Frecuentes sobre el MarabĂș

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *

Ir al principio
Cerrar
Buscar Etiquetas